Energía de Biomasa, Combustibles y Revestimientos

Las calderas y estufas de biomasa utilizan biocombustibles como fuente de energía, por tanto, son una fuente de energía renovable. Los biocombustibles más utilizados en calderas y estufas de biomasa son pellets, leña, huesos de aceituna y cáscaras de frutos secos.

¿Por qué elegir la biomasa como fuente de energía?

El biocombustible es más económico. Podemos conseguir ahorros de hasta un 70 % respecto a combustibles tradicionales como el gasoil o el propano.

Precio estable. El precio de los combustibles fósiles en los últimos años se ha incrementado en más de un 60%, mientras que el de biomasa ha permanecido constante.

Independencia energética. En España disponemos de recursos para explotar esta energía sin depender del abastecimiento por parte de otros países.

Energía limpia. No emite SO2 y el balance de emisiones de CO2 es nulo.

 

¿Qué tipo de equipo de equipos existen en el mercado?

Estufas de aire: El aire es calentado en el interior de la estufa mediante un intercambiador de calor para, posteriormente, ser impulsado hacia la estancia a calentar. Están diseñadas para cubrir las necesidades de la vivienda con una estética muy cuidada.

 

servicios_biomasa

 

Estufas de aire canalizadas: Distribuyen el aire canalizándolo hacia diferentes estancias del hogar, consiguiendo un confort térmico más homogéneo a lo largo de toda la vivienda.

Estufas de agua (hidroestufas): Su funcionamiento es similar al de una caldera. Transmiten la energía del fuego al agua mediante un intercambiador de calor, abasteciendo de agua caliente a depósitos de inercia, radiadores, suelo radiante garantizando la demanda de ACS y calefacción de la vivienda.

Calderas de Biomasa: Tienen una estética menos cuidada. Están diseñadas para abastecer de agua caliente sanitaria y calefacción a viviendas, bloques de vivienda, locales y centros de servicios. Suelen requerir espacios más amplios y alcanzan mayores potencias que las estufas.